Shop More Submit  Join Login
×

:iconangeldc23: More from AngelDC23


Featured in Collections

Fiolee stories by 0141245786

Escritos Hora de aventuras by Amoestapagina21

fiolee y finnceline by SOCHITIL


More from deviantART



Details

Submitted on
May 28, 2013
File Size
3.2 KB
Link
Thumb

Stats

Views
2,478
Favourites
63 (who?)
Comments
20
×
VERSION 2.0
Capítulo 1.

LA BANDA.

El  final de cualquier acontecimiento es algo que siempre dejara una serie de repercusiones de acuerdo a la importancia que haya tenido este para nosotros, sin embargo al romper con algo no necesariamente  significa que se termina con todo lo implicado en este. De todo al final, quedan cenizas.

Cenizas, que empañan la visión y que no permiten seguir andando. Se convierten en lazos positivos o negativos que atan. Apretujan tan fuerte que al recordarlos duelen. Para todos, excepto bueno, tal vez él.

Los inmortales son un ciclo sin fin, una rueda que no deja de girar, pero que sin embargo se desgata. Él aprendió esto hace mucho tiempo, así que se ha dedicado a rodar sobre caminos suaves como el algodón de las nubes. Senderos sin rocas, ni agua o nieve, nada que pueda causar una marca en sus neumáticos. La vida, o más correctamente dicho la existencia, es solo andar. Andar, andar y andar sin nunca mirar atrás o necesitar una reparación. Sin marcas ni ataduras la eternidad no parece tan dolorosa.

Así que ¿Por qué tendría que estar afectado por el fin de algo? Marshall ha sido tantas cosas en su vida, en busca de una escapatoria para que el tiempo no se convirtiese en un verdugo silencioso ha hecho de todo: actor, bailarín, ladrón, mafioso. De todo a todo, desde lo peor hasta lo mejor en su lista de oficios. Cantante y guitarrista era algo increíble, la sensación de hacer vibrar a un público, las ventas descontroladas de su mercancía, el sonadero de los gritos, las groupies cayendo rendidas a sus pies… Sep, es de lo mejor que ha hecho. Pero puede seguir, por supuesto que no duele terminar, solo en un poco de estúpido sentimentalismo. Un poco.

Los Caballeros del Grito llegan a su fin, una famosa banda de rock-punk se culmina, dejando el escenario abierto a cualquier otra nueva protesta. Otros llegaran y ellos quedaran en el olvido. «Si fueran tan fácil olvidar» También eso es cierto, para los inmortales, el olvido es un mal amigo que a veces se presenta sin invitación y te emborracha hasta despojarte de algo que amabas o al menos que querías y otras es un compañero sin voz propia, que se queda contigo a pesar de que le ruegas que se marche.

El Abigail’s Rapture es un bar demoniaco de las afueras de Aaa, si no eres un demonio o una criatura digna de no ser considerada gentil arderas en un fuego eterno que en vez de quemar tu piel hasta que se desprenda de tus huesos te producirá un hiel que recorrerá todos tus entrañas hasta sacudirlas por dentro y comenzar a desmoronarte y trasladarte a una deliria en la que al final tú mismo acabaras con tu vida…O al menos eso es lo que se rumorea.  Por las afuera el Abigail’s Rapture es un local de paredes negra y un escandaloso letrero neón rojo con el nombre dl mismo, hay aparcamiento para motocicletas y un pequeño estacionamiento para un par de vehículos. Se respira un aroma a tabaco, alcohol, sudor y orines. No es precisamente el mejor lugar en donde pasar la noche, pero los cotilleos que corren alrededor de este hacen que sea un lugar tranquilo para desatar todo tipo de actitudes impropias de los demás habitantes de Aaa, aquí cada quien puede ser como le apetezca. El sexo, las drogas y el alcohol están a disposición y sin prohibiciones. Aquí comenzó todo y el ciclo se cerrara en el mismo lugar. Una elección bastante cursi para Marshall, pero ideal para sus demás compañeros.

Afuera el aire es gélido, pero dentro el ambiente comienza a calentarse. Una pareja de ninfas del bosque comienzan a dejarse llevar apretujadas en un rincón desocupado del bar se hacen caricias insinuantes, mientras más que besarse parecen comer directo de la garganta de la otra, un embrollo de lenguas y manos. Una de las ninfas desliza su ano por el perfecto muslo de su compañera, hasta perderse en los interiores de la otra. Se acarician con fiereza dejando escapar sonidos de dichas a través de sus venenosos labios carmesí, avivados por la sangre de inocentes que corre por sus venas. Pronto otros tratarán de unirse al entretenimiento nocturno de las ninfas, forma un circulo alrededor de estas y todo se pierde. Nada es coherente, nada es razonado y todo es prohibido.
Todo en el bar se detiene cuando ellos entran. Una simple banda conformada por un fantasma regordete, una mujer lobo despeinada y una bruja de pelos blancos, jamás provocarían todo ese alboroto. Es él, todos saben lo peligrosa que es la raza de los vampiros, cuando tienen sed su necesidad puede ser tanta que no s tientan el desechado corazón para acabar con toda una aldea de inocentes. Ahora a eso súmenle una parte de sangre pura demoniaca y que su madre sea la emperatriz de la Nocheosfera, que en algún momento será el último lugar de tortura para todos ellos. Efectivamente Marshall Lee Abadeer es impresionante. Y temido.

El cuarteto se desplaza tranquilamente hacia el corazón del bar, luces rojas mezcladas con la oscuridad propia enfocan y desenfocan sus rostros haciéndolos parecer más hermosos y más terroríficos a la vez. Llegan hasta su mesa, que curiosamente está vacía. Nadie quiere siquiera molestar por eso al Rey de los vampiros  futuro Señor de la Nocheosfera. Se acomodan en sus asientos  y la bruja de mechones blancos se cuela al lado de Marshall, los otros  dos chicos se sientan sin cuidado en los demás sitios reservados. Marshall sigue con la cabeza baja, no tiene intención de notar a nadie esa noche. La camarera se acera y torpemente recoge sus pedidos: Todos piden alcohol, por fortuna la camarera esperara que Marshall pidiera su sangre; y bueno se la habría dado con gusto, después de un  buen polvo. Sep, todas lo desean.

Marshall, es…Digamos un tipo complejo, como el resto de los seres que habitan este planeta posee cualidades malas y cualidades buenas. Lo espectacularmente bueno de él es su físico. Oh sí, esta guapísimo: Tiene un rostro anguloso, de pómulos levantados, unas largas pestañas de color azabache (igual que su cabello), labios carnosos y sin color, cejas pobladas pero bien delineadas, un trasero de los dioses y…Vale, está buenísimo. No parece tan mal una eternidad con un dios griego. ¿Lo malo…? Su carácter: Un odioso, ególatra, narcisista, idiota, superficial, insensible. Lamentablemente esta lista negra superaba con creces toda su hermosura.

Otra cosa buena del vampiro: Puede fingir.

Hacerse pasar por una persona agradable y empática que disfruta de tu compañía, lo hará si necesita algo de ti. Y ¿sabes que es lo peor? Que tú le creerías y le darías cualquier cosa que él te pidiera. Lo que sea.

Maldito embustero…

Como sea, con los últimos chicos que había conocido de verdad parecía haber logrado entablar un tipo de relación mutua. No prestaba mucha importancia, pero una milésima parte de él buscaba que sus ¨amigos¨ estuvieran cómodos. Y Bryan no la estaba pasando muy bien, su amor hacia su esposa fantasma era tanto que sentía que de laguna forma la estaba traicionando por el simple hecho de respirar en un lugar tan insano y pecador como ese. Sep, el amor te vuelve estúpido.

—Ok, ok chicos brindemos, pronto toda esta historia se terminara y todo por culpa de Bryan…—Propuso Marshall con aire petulante. Si eran amigos, ¿Cómo Bryan podía romper la banda tan fácil?...No es que realmente importara, claro.

—Oye, ya pronto voy a ser padre y eso vaya que demanda responsabilidades que van mucho más allá de la banda. —Soy un fantasma viejo. No seré joven por siempre. La amo como un idiota…Blah. Blah. Blah. El mismo patético discurso de siempre. En verdad ¿Por qué volvió a incitarlo Marshall si ya estaba harto de escuchar siempre lo mismo?

— OK papi, pero ¿no pudiste haber esperado un poco más? —Preguntó Marshall, finalmente era un fantasma ¿no? Igual Vivian bastante, ¿qué más daban unos miles de años más de rock?

—¡Hey déjalo ser, hombre!—Objeto Caro, la lobo encargada del teclado. Solía ser divertida y buena onda, pero justo en esos momentos no gozaba de la cordialidad de Marshall, quien le dedico una mirada fulminante antes de decir:

— ¡Vamos! ¿Acaso ustedes están muy felices de terminar con la banda? —El baterista era el corazón de la banda y ellos sabían que solo Bryan sería capaz de encontrar el ritmo perfecto para cada canción. Sus manos era benditas para la composición. Nunca habría alguien tan bueno como este fantasma regordete.

—Claro que no, pero todos somos amigos y nos deseamos lo mejor, además…—Caro tampoco estaba demasiado feliz por terminar con lo que ella consideraba su vida, pero la felicidad de sus amigos era más importante que la suya propia. Y si Bryan es feliz así, pues que así sea.

Cuando Caro hubo dicho eso al fantasma se le heló la gelatina maleable que era su cuerpo. Todo era su culpa y era egoísta por eso. Le hacía daño a sus camaradas por sus propios deseos particulares, eso era malo de cualquier forma en que se le viera, pero su esposa valía cada pizca de remordimiento, Todo era por ella y eso estaba bien.
— ¡Ya déjalo Caro!, estamos celebrando y seguro que Marshall solo se siente un poco solo.

—Lo último lo comento sin pensar. Bryan siempre sospechó la soledad que se guardaba en el corazón de su amigo, a pesar de todas las chicas con las que hubiese estado (que por cierto eran incontables), nunca aguanto a ninguna más de unas horas. Obviamente alguien lo lastimo en el pasado, era duro porque Marshall jamás aceptaría hablar de eso con cualquiera, pero siendo la última noche, no estaba de más invitarlo a abrirse.

— Porque así lo ha querido. —Esa era Ashley la bruja de cabellos de anciana, actitud zorricistica y cuyo único propósito en la vida era lograr meterse en los apretados boxers de Marshall. Si algo habría que admirarle, es que era persistente.
Marshall rio sin ganas. ¿Es que no lo entendía? La odiaba.

—En efecto Ashley, no me interesa estar siempre con una misma chica —«y menos una como tú»— ni ahora ni nunca; y Bryan tu sabes que te quiero y que te deseo lo mejor. —El comentario dedico al baterista fue pronunciado con un dejo en su voz que más que una declaración de amistad sonó como una amenaza. Nadie toca esas aguas en Marshall Lee. Nadie.

Caro se preocupó un poco por lo tensa que se estaba poniendo la situación, por lo que los animo a continuar con la fiesta.
—Bueno ya, sigamos celebrando, yo invito la siguiente  ronda.

La reunión de despedida no duro tanto como le habría gustado a Marshall. Al cabo de una hora se marcharon porque Bryan insistía en que no era correcto que estuviera ahí. Y el vampiro tuvo que irse a la cama célibe por una noche. Duro, pero aceptable si solo era una noche.

A la mañana siguiente todos se dispusieron a partir hacia el lugar en donde harina vibrar a una multitud por última vez, Subieron al autobús oficial y mientras los demás se ocupaban de afinar sus instrumentos y hacer un breve ensayo Marshall escuchaba un disco que encontró en uno de sus tantos viajes por Aaa, era de la época de los humanos y también era hermoso. Solo eran sonidos de instrumentos, mezclados en una perfecta melodía que suavizaba todo en el interior del vampiro y lo ayudaba a concentrarse y tratar de entender un poco más la vida. Sus divagaciones fueron interrumpidas cuando se percató del rumbo al que se dirigía el autobús, aquel arboleado sendero la aprecia vagamente familiar.

—Oigan chicos por cierto ¿Dónde será la última presentación? —Preguntó tratando de parecer casual.

Al escucharlo Ashley se apresuró a coger el cuadernillo de anotaciones en donde compilaban de forma muy ordenada los lugares en donde se presentarían.
—En un lugar llamado… ¡¿Qué, el Dulce Reino?! ¿En serio? —respondió con los ojos abiertos como platos y su boa formando una perfecta O de incredulidad. Eso era caer bajo para la banda.

— ¿Cómo aceptaste Bryan? ese lugar suena muy gay. —Caro había perdido los estribos, agitaba las manos en el aire como una loca y babea por la boca. Le preocupaba la impresión que eso pudiese provocar entre su manada. En su cabeza solo retumbaba un sinónimo para ese lugar: Gay, gay, gay…

Bryan realmente no veía el problema. Y es que no lo veía porque en lo único que se había fijado era en el cheque que le envió su último y rico cliente.

—Bueno es que eran los que mejor pagaban y a Marshall ni le molesta… ¿cierto Marsh?... —Cuestionó con la esperanza de que este emitiera un juicio positivo, si así lo hacia los demás se callarían y aceptarían tocar en el Dulce Reino sin problemas. Lanzo una pequeña plegaria a todos los dioses de los fantasmas regordetes próximos a ser padres y que eran amigos de un fiero vampiro para que lo ayudaran en la reacción de Marshall.

Afortunada o desafortunadamente hace rato que Marshall había desconectado su sentido del oído, desde que escucho la frase Dulce Reino  se le hizo un nudo en el pecho y dejo de respirar (no es como que realmente lo necesitara, solo lo hacía por costumbre) Él tenía un pasado muy cerca de ese lugar, un ayer que a pesar de los tantos años que ya habían pasado le seguía consumiendo en la culpa y la desolación. Cuando supo que todo había terminado, fue la primera que no fue paz de admitir eso como un cierre final, fue la primera vez que tuvo esperanza por un sentimiento así. Y la había seguido, por Glob que regresaba a ese lugar cada mes, luego cada año, cada diez años después y luego nada. No quedaban más posibilidades y todo aquello solo le dejó hermosos recuerdos que con el tiempo se convirtieron en pesadillas pues nunca volverían a revivir.

—Mar-mar… ¿estás bien?... Mar-mar…—Ashley estaba preocupada, no era normal que el Rey de los Vampiros se sumiera en una discusión silenciosa con su Yo interno.

—AHH…¡¡Ya te he dicho que no me digas así!! —Gruñó con dureza y frialdad el vampiro, despertando se sus ensoñaciones. «Mar-mar, ¿Qué clase de estúpido apodo era ese?«

—Al menos reaccionaste. —Dijo la bruja encogiéndose de hombros, estaba acostumbraba al desprecio de Marshall, pues sabía que solo era un modo de reprimir sus sentimientos hacia ella. O al menos eso pensaba.

— ¿Verdad que está bien que toquemos en el Dulce Reino? —Inquirió el baterista fantasma aprovechando la situación que se cernía sobre ellos y aun con la esperanza en que Marshall no lo desterrara a la Nocheosfera.

— Pues ya que…—Mintió el vampiro. Por supuesto que estaba mal por más de una razón, pero finalmente solo sería una noche, una última noche. Podría superarlo ¿cierto?  —Espera ¿Quién te contrato y para qué clase de evento? —Exigió saberlo, solo por leve curiosidad, no es que verdaderamente le preocupara.

Si Bryan respirara en ese momento hubiese liberado un gran suspiro de alivio. Una enorme sonrisa se dibujó en su rostro y dispuesto a complacer a su amigo soltó una mano del volante del autobús y se golpeó la frente con el dedo índice tratando de hacer memoria, su ceño también se frunció un poco hasta que adopto una expresión de absoluta concentración.

—Dijo que se llamaba… que era… el príncipe Gumball y creo que era para el cumpleaños de su novia…¿amiga? yo que sé. —Aseguro encogiéndose de hombros y fijando su vista de nuevo en el camino.

Una vez más el cerebro de Marshall comenzó a trabajar a toda prisa. Él había rebautizado al príncipe del Dulce Reino bajo el mote de Gayball,  por lo que no podría tener una novia ¿verdad?. Por supuesto que no, era rosa, un chicle con patas y de modales excesivamente apropiados: todo un niñito bien. Aburrido para Marshall y para el 99.9999 por ciento de la población  femenina a la que al parecer les gustaban solamente los chicos con perfil de malos, todas ellas se mojaban ante la idea de pasar una sola noche en la cama de alguno de esos tipos. Tipos como el Rey Vampiro que en lo mayor se sus posibilidades se dedicaba a complacerlas. En toda su eternidad solo había conocido a una chica que era diferente y al final todo había sido un total y terrible desastre, tal vez por esto la idea de que Gumball haya logrado encontrar a una chica de buenos sentimientos lo hacía ponerse todo ansioso por presentarse en el Dulce Reino. Pronto el griterío que se precipitaba en el autobús lo saco de sus malos pensamientos.

—No, de ninguna manera tocare ahí. —Afirmo Caro, gritando a todo pulmón y con los brazos cruzados sobre su pecho.

—Ni yo, que asco. —Reafirmo Ashley, esperanzada de que su reacción complaciera a Marshall a pesar de que este ya había aceptado tocar en el Dulce Reino.

— Vamos chicas…—Comenzó Bryan suplicante, pues si no se callaban de inmediato sus nervios iban a ser destruidos y él también iba a explotar.

El vampiro guitarrista ya había perdido toda la poco paciencia de a que era dueño. ¿Era tan difícil gozar de un momento de silencio? Se alegró hasta cierto punto de que todo ese asunto de la banda estuviese dando sus últimas exhalaciones y se convenció a si mismo de que si no fuera a terminarse en unas pocas horas él mismo los habría abandonado. Cuando se ponían así eran realmente insoportables.

—¡¡AHH YA CÁLLENSE, YA NOS PAGARON, ASÍ QUE TOCAREMOS AHÍ POR ULTIMA VEZ Y SE ACABO!! —Grito furioso el vampiro y, después todos continuaron el viaje enfurruñados pero para alivio de Marshall callados.
Versión mejorada (un poquis) 

Gracias por leer.

XOXX
Add a Comment:
 
:iconsritadelee:
sritadelee Featured By Owner Jul 23, 2014  Hobbyist Writer
Yo solo quiero ser popular :v 
sritadelee.deviantart.com/art/…
Por cierto... Me encanto *-* :iconomgsocuteplz: 
Reply
:iconfiona2200:
fiona2200 Featured By Owner Nov 30, 2013  Hobbyist Artisan Crafter
esta bien padre
Reply
:iconangeldc23:
AngelDC23 Featured By Owner Dec 3, 2013  Hobbyist General Artist
jaja Muchas Gracias amiga :DD
Reply
:iconfiona2200:
fiona2200 Featured By Owner Dec 7, 2013  Hobbyist Artisan Crafter
denada!
Reply
:iconcrizz-123:
crizz-123 Featured By Owner Nov 7, 2013
Ashlel(que importa que sea en la banda) xD
Reply
:icondanni23:
Danni23 Featured By Owner Oct 25, 2013  Hobbyist General Artist
holiss oye solo queria saber si este fic es fiolee
Reply
:iconangeldc23:
AngelDC23 Featured By Owner Oct 26, 2013  Hobbyist General Artist
Claro que sí:D
Fiolee 4 ever xD
Reply
:icontrisha-miyasaki:
Trisha-Miyasaki Featured By Owner Jul 1, 2013  Hobbyist General Artist
Ah! Y algo que casi olvido decir...

TE ODIO ASHLEY, HIJA DE TU #$%&/&%$#"@$@#$@#
Reply
:icontrisha-miyasaki:
Trisha-Miyasaki Featured By Owner Jul 1, 2013  Hobbyist General Artist
Me gusta como empieza... Voy a seguir leyendo mañana...
A ver qué le pasa a Gayball (lo siento, tenía que decirlo yo misma, o escribirlo más precisamente XD)

P.D.: YAY!!! Al fin me hice un poco de tiempo para leer tu historia!!! Y me alegra haberlo hecho ^^
Reply
:iconangeldc23:
AngelDC23 Featured By Owner Jul 2, 2013  Hobbyist General Artist
:iconmexiclaplz:Gracias!!
Reply
Add a Comment: